Homenaje a las Madres – Poesía Quechua, Harawi

Esta composición poética se conoce en el mundo andino como Harawi y se caracteriza por expresar de manera íntima los sentimientos de felicidad, tristeza, dolor ante la muerte, amor, sarcasmo, entre otros, como parte de una "literatura sentimental". honramos a las madres con Este poema del compositor Wilbert Pacheco Alvarez que podrás escuchar en el video compartido.

 

MAMAY

Mamayqa manan t'ikachu,
t'ika kaspaqa,
ruphaypichá... ñaqerqonman
Nitaqmi inti k'anchachu,
inti kaspaqa,
ch'isintachá... ch'usaqyanman,

Ñawinkunaqa manan ch'askachu,
ch'aska kaspaqa
p´unchaypichá... tukuyukunman
Makinkunapas manan qoriqolqechu,
qoriqolqe kaspaqa
llank'asqanpichá... thantakunman,

Mamayqa... urpikunaq takinmi,
llakiq ñit´isqan.. sonqoyuq,
weqeq sarkhasqan... ñawiyuq,
Hump'iq qhëtusqan... mat'iyuq
hatunkaray... khuyaq sonqo.

Wasanqa manan sunch'uq t'ikanchu,
nitaqmi achanqaraychu rikranpipas
pallay llikllapin... erqe puñun,
oqe phullupin... khuyay llimphan,
thanta unkhuñapitaq... chani phoqchin.

Mamaypa chaki khallkinmi
sönqö nanayniy,
sarusqanpi laq'akusqantaq
... weqe qochayniy.
Hinayá... yupi saqesqan
qonqorispa much'ana.

Mamaypa qhasqonpiqa...
.manan
suni chukchallanchu saman,
qhasqonmantaqa
sut'i waylluymi... q'aparin,
... ñuñunkunamantataqmi
inti p'unchay... phuturin,

Chhaynan... ñoqaq mamay
mana hayk'aq... sonqoypi tukukuspa,
mana hayk'aq... simiypi q'aymayaspa,
mana hayk'aq... ñawiruruypi tutayaspa
wiñaypaq ... ñoqapi kawasan

Traducción al castellano

Mi Madre no es una flor,
si flor fuera
se marchitaría al sol,
tampoco es un rayo de sol
si rayo de sol fuera
al anochecer desaparecería.

Sus ojos no son luceros
si luceros fueran, en el día se agotaría
sus manos no son de oro ni de plata
si oro y plata fueran,
con su arduo trabajo
se envejecerían.

Mi madre es el trinar de los pájaros,
con el corazón aplastado de tristeza,
con los ojos agrietados por el llanto,
la frente surcada por el sudor,
con su corazón inmenso
en bondad y amor.

Su espalda no es flor del sunch’u,
tampoco hay begonias en sus hombros.
En mantilla finamente tejida,
duerme un niño,
su gris mantón está llena de amor y
en su vieja servilleta rebasan valores.

Los pies cuarteados de mi madre
son el dolor de mi corazón,
y las caídas en su andar son motivo
de mi gran llanto y así,
las huellas que va dejando son
para con humildad besarlas.

En el pecho de mi madre
no reposa solo su cabellera larga,
de su pecho emana,
aroma de auténtico amor,
y de sus senos nace
la calidez del día.

Así es mi madre
Aquella que sin agotarse jamás en mi corazón,
Aquella que sin jamás escuchar de mis labios el desamor,
Aquella para quien jamás mis ojos se oscurecerán,
¡Así por siempre existirá en mí!

 

 

Audiovisual y Texto tomado de Admiradores del Quechua
Fotografía de Chaskis del Caribe en el Parque Arqueológico de San Agustín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *